Ventajas fiscales en los seguros de salud

De Segurpedia

Ventajas fiscales en los Seguros de Salud

Las empresas y autónomos pueden beneficiarse de importantes ventajas fiscales al contratar un seguro médico

Los seguros médicos suponen un gran complemento a las coberturas del sistema público sanitario ya que ofrecen múltiples ventajas como pueden ser, por ejemplo, la libre elección de especialistas y centros médicos o la mayor rapidez en citas y pruebas diagnósticas. Pero, al margen, de las ventajas médicas, los Seguros de Salud también disfrutan de una interesante desgravación fiscal.

¿Quién se puede beneficiar de las ventajas fiscales en su seguro de salud?

Contratar un seguro médico supone una ventaja fiscal sólo en el caso de empresas y autónomos. Estas ventajas aplican para autónomos y empresarios tanto si contratan el seguro para sí mismos como si lo hacen para sus familiares y/o empleados. Los particulares no disfrutan de estos beneficios fiscales.

¿Cuál son exactamente los beneficios fiscales que se pueden obtener al contratar un seguro de salud?

Las primas de los Seguros de Salud satisfechas por el contribuyente serán consideradas gasto deducible en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) hasta un máximo de 500€ por persona y año. Esta cifra se incrementará, en el caso de los autónomos, hasta los 1.500€ en el supuesto de miembros de la unidad familiar con algún grado de discapacidad.

Ventajas fiscales de los seguros de salud para los autónomos

Se establecen los límites indicados en el apartado anterior. La deducción aplicará a los seguros médicos contratados por el autónomo ya sea para él o para sus familiares directos (cónyuge e hijos menores de 25 años) o sus empleados. El límite es individual y aplica para cada uno de los integrantes de la unidad familiar o para cada empleado.

Ventajas fiscales de los seguros de salud para las empresas

Igual que en el caso anterior, las empresas que contraten para sus empleados un seguro de salud podrán deducir las primas pagadas hasta un máximo de 500 euros por persona y año.

El pago de Seguros de Salud no es considerado como un rendimiento del trabajador sino como un gasto fiscalmente deducible (al igual que un gasto social en la declaración del Impuesto de Sociedades), por lo tanto, sobre el coste o la cuantía del seguro se ahorrará el 30% de las cuantías sociales.

Se admite la posibilidad de que, sobre el seguro base contratado por la empresa, cada trabajador pueda aplicar una ampliación de coberturas personalizada (corriendo éste con la sobreprima correspondiente) pero, en todos los casos, para poder disfrutar de los beneficios fiscales, el tomador del seguro base debe ser necesariamente la empresa.

El pago del seguro de salud no se considerará retribución en especie a excepcion de los importes que excedan el límite de los 500 euros anuales. En el caso de que el trabajados decida ampliar las coberturas, haciéndose cargo de la sobreprima correspondiente, el límite de los 500 euros anuales se mantiene pero, además, las primas pagadas por el trabajador para ampliar el seguro no serán desgravables.